Una dieta saludable después de los 40

Consejos:

  1. BEBER AGUA AUNQUE NO SE SIENTA SED: Es muy frecuente la pérdida de la sensación de sed, a medida que pasan los años, pero no pasa desapercibido al cuerpo, ya que lo necesita más que nunca para estar en forma y mantener el metabolismo adecuado.
  2. INGESTA DE PROTEINAS: Se pueden obtener mediante el consumo de carnes magras, lácteos desnatados, claras de huevo o las legumbres. Con estos elementos, se evita la pérdida de masa magra que ocurre después de los 30 con el paso de los años. Además ayudarán a ganar músculo si es lo que se busca.
  3. CONSUMIR MÁS FIBRA: Más frutas frescas y vegetales, semillas, legumbres y cereales integrales. Saciarán tu organismo, ayudarán a prevenir enfermedades degenerativas y evitar el estreñimiento, muy propio cuando se reduce el ritmo metabólico del cuerpo.
  4. INCLUIR ANTIOXIDANTES A DIARIO: Esto se hace mediante una dieta colorida y variada, para contrarrestar los efectos del estrés que el entrenamiento y otros factores pueden causar; también mantener la vitalidad de la piel, evitar la aparición de arrugas y reducir otros efectos del paso del tiempo.
  5. INGESTA DE CALCIO: Lácteos, frutos secos, semillas y vegetales como el brócoli, repollo, espinacas, acelga y zanahorias. Para compensar la pérdida por la edad y mantener huesos y dientes sanos.

Échale un vistazo a nuestro siguiente post: Los Beneficios de ejercicios físicos después de los 40

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies